¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Septiembre_2006
Entrevista en NBC News a Ricardo Alarcón CUBA

**************************************
Alarcón defiende el apoyo a los Cinco
  ************************************

El dirigente cubano insiste en que los Cinco fueron condenados injustamente en Estados Unidos. NBC News

HABANA - Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional cubana, discute la actual disputa legal sobre los llamados ³Cinco Cubanos² ­ los Cinco cubanos condenados en Estados Unidos en 2001 por actuar como agentes no registrados de un gobierno extranjero.

Alarcón, principal asesor de Castro en asuntos relacionados con Estados Unidos ­ estuvo muy vinculado en la lucha por la custodia de Elián González ­ y su principal contacto con los medios de prensa internacionales, conversa con Mary Murray de  NBC News acerca de la actual batalla legal entre Estados Unidos y Cuba.

Mary Murray: Sr. President, ahora que la Corte de Apelaciones de Atlanta ha decidido de los Cinco recibieron un juicio justo en Miami, ¿ha terminado su batalla?

Ricardo Alarcon: No, definitivamente no. La corte solamente revisó uno de los temas. En el momento del juicio, los acusados habían solicitado un cambio de sede lo cual le había sido denegado por la jueza de la corte de Miami.  El año pasado, un panel de tres jueces (del Tribunal de Apelaciones de Atlanta) estudió el caso y determine que los acusados tenían la razón al solicitar un cambio de sede.

Ahora, esta nueva decisión anula esa decisión y afirma la decisión original de la Corte de Miami. Desde una dimensión estrictamente judicial, estos momentos se abren dos posibilidades para nosotros.

Podemos solicitarle a la Corte Suprema que revise esta última decisión relativa a la cuestión de la sede o podemos esperar hasta que el panel de tres miembros de la Corte de Atlanta considere los otros nueve temas que están en la apelación. Los mismos incluyen la falta de evidencia para los cargos sustanciales en contra de los acusados, el uso inapropiado de la Ley de Protección de Información Clasificada (CIPA), y la negación de acceso a la misma a los abogados defensores.

Así que, ellos están todavía apelando sus condenas por las acusaciones sustanciales. El panel del Onceno Circuito se concentró solamente en el tema de la sede.

La línea de pensamiento de ellos fue la siguiente: si usted reconoce que la sede fue inapropiada, el resto del caso se cae. Usted tiene que empezar de nuevo. Pero ya que la Corte en pleno no estuvo de acuerdo con el panel y por el contrario decisión que la sede fue la correcta, hemos decidido seguir adelante y pedirle a la Corte que considere en resto de los temas en apelación. Tenemos por adelante una camino largo, largo.

¿Qué tan optimista está usted acerca de que la Corte de Apelaciones pudiera decidir en su favor?

Esta última decisión fue una decisión dividida. Es muy interesante comparar la decisión de la mayoría con la de la minoría. Una parte señala que el proceso del juicio fue justo y llega al punto de calificarlo como un juicio modelo.

La decisión discrepante señala que la jueza del tribunal de Miami, en varias ocasiones, protestó por los disturbios anti-cubanos dentro de la sala y solicitó que el gobierno sacará a esos individuos.   El proceso legal complete, si ninguna duda, estuvo constantemente sujeto a presiones por parte de ciertos grupos en esa comunidad.

¿Cómo puede alguien declarar que fue posible seleccionar un jurado objetivo e imparcial en Miami, cuando incluso la misma jueza se quejó acerca de las conductas impropias?   En un momento, ella incluso tuvo que solicitarle a la policía que protegiera a los jurados de los manifestantes que rodeaban el edificio.

Mientras que la decisión de la mayoría encontró que los medios de prensa no habían tenido un papel importante, los dos jueces que discreparon señalaron lo contrario ­ citando a la jueza cuando se refirió al interminable espectáculo de la cobertura de prensa.

Finalmente, nosotros podemos  considerar ir o no hasta la Corte Suprema. Incluso los dos jueces discrepantes sugieren en su opinión que este es un caso que merece una determinación de la Corte Suprema.

¿Dejaría el gobierno cubano en algún momento de demandar que estos cinco hombres regresen a casa?

No ­ y por una razón muy simple. Para comenzar ellos nunca debieron ser arrestados. Nosotros sostenemos que estos hombres estaban trabajando contra el terrorismo. Desde el comienzo este fue claramente un caso político. No estamos discutiendo un tecnicismo acerca de los jurados ni acerca de los procedimientos en una corte en Escandinavia. No, estamos hablando acerca de lo que pasó en Miami, en Miami Dade, en el Condado de Dade ­ la misma ciudad donde terroristas bien conocidos pueden incluso ir a la televisión local y explicar sus hazañas. De acuerdo con el Miami Herald, la Fuerza Especial Antiterrorista del Sur de la Florida visitó a un tipo llamado Jose Antonio Llama < un antiguo líder de la Fundación nacional Cubano-Americana, para preguntarle acerca de las declaraciones que él hizo a la prensa local sobre $1.5 millones de dólares que él entregó a la FNCA para comprar explosivos, un helicóptero, lanchas rápidas y 10 aviones ligeros teledirigidos. Llama dijo a la prensa que el plan había sido atacar la Plaza de la revolución durante un acto público. Ningún ataque tuvo lugar, así que el hombre quería su dinero de revuelta S

Por cierto, este Sr. Llama dio esa increíble entrevista el mismo día que media docena de afro-norteamericanos y algunos haitianos fueron arrestados en Miami debido a que presumiblemente  tenían intenciones de atacar las Torres Sears. Pero ellos no tenían armas, ni dinero, ni planes específicos.

Pero el Sr. Llama puede ir a la TV de Miami, mostrar sus cheques cancelados, hablar abiertamente acerca de las bombas y no pasa nada. Por cierto, estos planes terroristas salieron a relucir durante el juicio a los Cinco. Ellos habían estado tratando de localizar esos aviones, esas armas y esos explosivos.

Así, que negar que existan planes terroristas en Miami en contra de Cuba es simplemente ignorar la realidad. Incluso el gobierno de estados Unidos ha admitido que, bajo ciertas circunstancias, uno necesita violar las reglas para salvar vidas.

Es verdad que los Cinco no se registraron ante el departamento de Justicia como agentes cubanos. Ellos violaron las regulaciones de Estados Unidos. Pero, ellos ya han cumplido ocho años, más que el máximo de la pena estipulada por romper esa regulación.  Algunos de los Cinco usaron nombres y documentos falsos. Eso también es una violación de la ley norteamericana. Pero ellos violaron ciertas reglas para poder dar a conocer planes terroristas y salvar vidas.

Así que usted mantiene que ellos nunca fueron espías cubanos trabajando contra el gobierno de Estados Unidos.

Ellos estaban trabajando para poner al descubierto planes terroristas contra la nación cubana. ¿Dónde está la prueba de que era espionaje? ¿Dónde está la prueba de conspiración para cometer espionaje?

Leonard Weinglass, uno de los abogados de la defensa, ha dicho que este es el primer caso en la historia de estados Unidos de supuesto espionaje sin una sola página de un documento secreto.

El gobierno nunca presentó ninguna evidencia de un documento oficial robado o de algún intento de robar un documento oficial. Este es el primer caso de espias sin secretos del gobierno. Los únicos secretos descubiertos por los Cinco tuvieron que ver con actividades encubiertas de grupos terroristas radicados en Miami.

¿Cómo cuáles?

El que yo mencioné anteriormente. La evidencia presentada durante el juicio incluye mensajes intercambiados entre [el acusado] Gerardo Hernández y la Habana que detalla ese plan. El gobierno de estados Unidos, en vez de ir contra los conspiradores, fue contra las personas que revelaron el complot. La protección del gobierno es la razón por la cual personas como el Sr. Llama creen que no hay nada malo en comprar armas y explosivos y apuntarlas contra el gobierno cubano en ataques terroristas. Después de todo, los fiscales del gobierno los defendieron a ellos en la corte federal. Por otra parte, el gobierno pretende demostrar que fue posible para estos cinco hombres tener un juicio justo en Miami después de descubrir estas conspiraciones.

¿Le sorprendió a Ud. esta decision?

Francamente, no. esperábamos esto por varias rezones. Primeramente, durante los argumentos orales hace unos meses, surgió un conflicto de ideas y vimos que habían jueces que apoyaban la decisión de Miami.

En Segundo lugar, esta corte de apelaciones en particular es identificada como pro-fiscalía, en muy raras ocasiones ha fallado en contra del gobierno en otros casos de apelación. Y ya que este caso está tan altamente politizado, nosotros nunca fuimos optimistas. En el mejor de los casos esperábamos esta opinión dividida con la mayoría fallando en contra de los Cinco.

Lo que sí me sorprendió a mi fue el tono ­ como una parte solamente acuñó la decisión original del tribunal de Miami, mientras que los dos jueces discrepantes dedicaron la misma cantidad de espacio a criticar la opinión de sus colegas.

Así que aunque nosotros nunca fuimos optimistas, habíamos tenido la esperanza de que los jueces de Atlanta hubieran reconocido el prejuicio que representaba realizar este tipo de juicio en Miami. No olviden que estos hombres fueron a juicio durante la histeria que tuvo lugar en el caso de Elian González.  De hecho, un año después de que los Cinco fueron a juicio, abogados del gobierno de Estados Unidos litigaron por un cambio de sede en un caso relacionado con el caso de Elian, argumentando que nadie en Miami podía tener un caso justo en algo relacionado con Cuba. Los jueces que discreparon incluso utilizaron esto en el caso de los Cinco.

Parece que Ud. está sugiriendo  que los Cinco pudieran no estar en la cárcel hoy si su juicio hubiera tenido lugar en otro sitio fuera de Miami.

Creo que cualquier otro juez federal en cualquier otra ciudad hubiera simplemente desestimado el caso, especialmente después de conocer que estos hombres pasaron los primeros 17 meses de su detención en confinamiento solitario.

A ellos se les negó el acceso al mundo exterior; se les negó el acceso a sus abogados; se les negó el acceso a la evidencia. Cualquier otro tribunal fuera de Miami hubiera desestimado el caso solamente sobre la base de esas violaciones.

Incluso una investigación de Naciones Unidas sobre el caso concluyó que el encarcelamiento de ellos es arbitrario. El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas halló que el juicio no tuvo lugar en un clima de objetividad e imparcialidad y ha solicitado al gobierno de Estados Unidos que remedie esta situación.

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es