¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Septiembre_2006
Homenaje a los Cinco Internacionalistas Cubanos Secuestrados en EE.UU.

Diálogo con un héroe anónimo de la libertad

Entrevista con Percy Alvarado Godoy, el agente "FRAILE" de la seguridad del Estado cubano, infiltrado en el brazo armado de la Fundación Nacional Cubano Americana, organización responsable de varios actos terroristas contra Cuba.

Por Dax Toscano Segovia

El 12 de septiembre de 2006 se cumple un año más del secuestro de Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar, René González Sehwerert, Fernando González Llort y Antonio Guerrero Rodríguez, combatientes internacionalistas cuya misión fue la de seguir los pasos de los terroristas de la gusanera de Miami para así evitar que se lleven a cabo las acciones criminales que desde territorio estadounidense planifican organizaciones como la FNCA, Comandos L, Cuba Independiente y Democrática, Alfa 66, Comandos F-4, Brigada 2506, etc. contra el pueblo cubano y sus líderes políticos.

Esta entrevista realizada a Percy Alvarado Godoy, el agente "Fraile" de la seguridad cubana que desbarató los planes terroristas del brazo armado de la FNCA dirigidos por Posada Carriles en el año 1994, con los cuales pretendían provocar la destrucción de diversas instalaciones turísticas, hospitalarias cubanas y la muerte de cientos de personas, constituye un sencillo homenaje a los cinco revolucionarios que, en las entrañas del monstruo, hoy libran una nueva batalla contra el terror y la injusticia.

El día primero de mayo de 2006 acudí a la Plaza de la Revolución en La Habana-Cuba, al acto celebrado en homenaje a la clase trabajadora. Fidel, en un extenso discurso, denunció una vez más la complicidad del gobierno norteamericano con la mafia terrorista de Miami, a la vez que emplazó a las autoridades de ese país a que dijeran la verdad sobre la presencia de Posada Carriles en EE.UU.

No imaginaba entonces que más tarde, en casa de una linda persona, la camarada Celia Hart, tendría un encuentro muy especial con los familiares de los cinco luchadores contra el terrorismo perpetrado por los criminales que Fidel había denunciado en su discurso. La firmeza que irradian cada una de esas combatientes revolucionarias -madres, esposas, hijas- en medio del sufrimiento al que han sido sometidas por culpa del odio y la venganza del imperialismo y su injusto sistema judicial, demuestran la valentía, el amor y la dignidad del pueblo cubano.

En medio de este momento en el que confluían la alegría y la esperanza, la tristeza y la impaciencia, un hombre sencillo, amante de los tangos y los boleros cantaba para las personas reunidas en casa de Celia. En un momento pude acercarme a él y preguntarle su nombre: Percy me dijo, sin ninguna presunción. Inmediatamente recordé que su imagen la había visto en fotografías publicadas en la Internet. Se trataba de Percy Alvarado Godoy, combatiente de la seguridad cubana. Tuve la suerte de conocerlo personalmente, en su verdadera dimensión: la de un revolucionario dispuesto a entregar su vida en defensa de la Revolución, de Fidel.

Percy accedió a responder a las siguientes preguntas, cuyo propósito es conocer a un hombre que, a decir de Bertold Brecht, es de los imprescindibles.

Primera Parte: Aspectos de tu vida

Cuéntanos un poco acerca de tus orígenes, de tu familia.

Nací en el seno de una familia humilde, en Guatemala, el 18 de julio de 1949. Mis padres, directamente vinculados al proceso revolucionario que se desarrolló en mi Patria, inculcaron a todos mis hermanos un sólido antiimperialismo y un consecuente apego a la lucha del pueblo por su plena libertad.

Al ser destruida la Revolución guatemalteca en 1954, marché al exilio, a la Argentina, donde mi familia experimentó una mayor fortaleza ideológica y se definieron para siempre nuestros ideales de justicia. Exilio y pobreza, odio acérrimo a quienes destruyeron nuestro sueño redentor, fueron los patrones que marcaron mi infancia.

Luego vendría Cuba, en 1960, y la posibilidad de recuperar ese sueño cercenado. La Patria de Fidel nos acogió y aquí nos convertimos en constructores de la nueva y hermosa realidad, junto a los cubanos humildes y revolucionarios.

Padres e hijos nos hicimos milicianos. Cada uno combatió y dio lo mejor de sí a la Patria nueva que nos acogió solidaria en su seno. Aquí nos comprometimos a evitar que, como ocurrió en Guatemala, el crimen contrarrevolucionario triunfara.

La tarea que tú cumples implica dejar de lado cosas importantes e incluso alejarse de los seres queridos. Cómo asumiste tú este compromiso vital para la Revolución Cubana y qué cambios se produjeron en tu relación con tus padres, amigos y otras personas.

Trabajar como combatiente anónimo de los órganos de seguridad cubanos representó para mí la valiosa oportunidad de reciprocar a Cuba, aunque fuera de manera modesta y secreta, su entrega solidaria a la causa de nuestros pueblos latinoamericanos. Mientras otros compañeros combatían al imperialismo en una trinchera abierta, a mí me correspondió hacerlo en silencio y en el más completo anonimato.

Si una vez pensé que era fácil, e incluso idílica, esta forma de combatir, la vida me demostró que me equivoqué: asumir un rol de desafecto a la Revolución, a las ideas de mis padres, significó un duro golpe para ellos y recibir de todos los que me conocieron el escarnio y el desprecio. Unos pocos compañeros conocían la verdad; el resto, la gran mayoría de mis amigos y compañeros, me vieron como un traidor y un oportunista, corrompido por las ideas de nuestros enconados enemigos.

Mis padres murieron, dolorosamente, pensándome traidor a sus ideas. No pudo la vida vindicarme ante ellos, sino después de muertos. Muchos años después que fallecieron, visité sus tumbas y, con lágrimas en los ojos, les conté toda la verdad. En ese momento duro y amargo, me acompañaron aquellos que me dirigieron en mis 22 largos años de combate silencioso. Ellos estaban orgullosos de mí y en este instante de pleno dolor, solo me satisfizo no haberle fallado a ellos y a Cuba, que era la mejor manera de honrar a mis padres y a mi propio pueblo latinoamericano.

Cuáles son los antecedentes de tu formación política y revolucionaria. Quiénes te motivaron, qué te impulso a pensar y actuar como lo haces.

Si el duro exilio fue la cimiente de mi antiimperialismo y de mi entrega a la causa de los desposeídos, Cuba representó la escuela más hermosa y útil en las que se formaron mis convicciones como revolucionario y comunista.

Un rol descollante lo desempeñaron mis padres, ejemplos permanentes que marcaron para mí el derrotero de la justicia y la verdad. No puedo dejar de significar, sin embargo, que dos grandes hombres fueron mi fuente inspiradora y mis mejores maestros: Fidel y el Che.

Qué es lo que humanamente, en forma personal, te afectado más en tu vida.

Pocas cosas me han afectado, salvo la muerte de mis padres y de otros compañeros de combate. No niego, sin embargo, que sobre mí pesa el hecho de no haber podido entregar más de mí a la causa de Cuba y de nuestros pueblos.

Personalmente, me ha afectado el tener que haber abandonado mi trabajo anónimo por razones justificadas: la necesidad de Cuba de denunciar el terrorismo que se lleva a cabo desde Estados Unidos por parte de la mafia contrarrevolucionaria de Miami.

Me ha afectado también el destino de mis hermanos de lucha y de trinchera, los Cinco Héroes cubanos, quienes sufren injusta prisión en cárceles norteamericanas. Me duele que luego de haber combatido denodadamente al terrorismo, la intolerancia y el odio visceral de quienes se proclaman luchadores contra el terrorismo, les paguen su sacrificio con prisión y sadismo. Mi dolor, a pesar de todo, se ve recompensado por la solidez de sus convicciones, por su propio optimismo y su fe en la victoria.

Cuando pienso que me podría haber ocurrido la misma suerte que a ellos, pienso que no debe haber un solo minuto de mi vida que desperdicie si no lo empleo en la lucha por liberarlos.

Cuál es la dificultad más grande que has tenido en tu tarea revolucionaria.

Haber tenido cerca de mí a asesinos como Luis Posada Carriles y Gaspar Jiménez Escobedo y tener que confabularme con ellos, aunque fuera solo en apariencia, para planificar atentados contra Cuba. Con ellos, y con sus socios terroristas de la Fundación Nacional Cubano Americana, planifique atentados con explosivos contra seres inocentes; participé en planes de atentado contra quien era para mí fuente de inspiración y respeto: Fidel. Tuve que ocultar de ellos mi odio y mi desprecio, y solo me reconfortó el saber que, estando yo allí, garantizaba que todos sus planes estuvieran de antemano destinados al más rotundo fracaso.

Cómo te ve la gente hoy, tus amigos, tu entorno.

No puedo sustraerme al hecho de que la gente que me rodea, mi pueblo, me ve con admiración y respeto. Ello me obliga en cada acto cotidiano de mi vida a no fallarles, pues yo ya no me represento a mí mismo. Hoy Percy Alvarado representa a los miles de combatientes callados y anónimos que combaten a nuestros enemigos y el pueblo espera de mí que me mantenga como un ejemplo ante él.

Te confieso que no hay nada más difícil que despertar admiración y ser una figura pública. Ello ha puesto a prueba a mi persona y sé que ésta delicada prueba solo se pasa teniendo la certeza que el heroísmo personal de uno es demasiado pequeño en comparación con el heroísmo colectivo de nuestros pueblos.

La propaganda del imperialismo y la contrarrevolución cubana señalan constantemente que personas como tú son espías asalariados del régimen castrista que les compra con dinero y lujos para que lleven a cabo sus actividades. Qué dices tú de estas afirmaciones.

Nosotros, los combatientes revolucionarios de la seguridad cubana, somos la antítesis de James Bond. No contamos con los presupuestos millonarios de la CIA ni de las otras agencias de espionaje. No recurrimos a técnicas sofisticadas ni contamos con recursos exagerados capaces de asombrar a la imaginación. Tampoco somos superhéroes. Somos hombres sencillos, movidos por férreas convicciones, por un amor entrañable a nuestra Patria y un respeto infinito a Fidel y al Partido.

Nos mueve la solidaridad y la abnegación. No vemos desafío mayor que no sea el poder descubrir a tiempo un plan enemigo que pueda arrebatarle la vida a nuestros coterráneos y a cualquier inocente en el mundo.

La entrega a nuestra causa es tal, que jamás hemos recibido salarios millonarios, ni lujos, ni prebendas, a cambio de lo que hacemos. Casi siempre financiamos nuestra actividad con el fruto de nuestro trabajo personal y el dinero con el que nos premia el enemigo lo aportamos a las arcas de nuestro gobierno para que sean empleados en beneficio del pueblo.

En mi caso personal, me place no haberle pedido a Cuba nada material a cambio de lo que hice por ella, pues tengo la plena certeza de que ni mil agentes Fraile podrían pagarle a ella la deuda contraída por nosotros con su solidaridad hacia nuestros pueblos.

El motivo de mayor orgullo para nosotros es ser parte indisoluble del pueblo: el único y verdadero héroe en esta historia.

Le han puesto precio a tu cabeza.

Mis enemigos, a la usanza de la mafia siciliana, no perdonan. Verme muerto sería para ellos un gusto que no pienso darles. No importa el precio que pretendan pagar por mi cabeza. Lo importante es que mientras menos me perdonen, significa que lo hecho por mí fue importante para nuestra causa.

Segunda Parte: Sobre tu tarea revolucionaria

Cuáles han sido tus principales acciones para desbaratar los planes del enemigo.

Durante los 22 años de trabajo clandestino dentro de las filas del enemigo mucho me tocó hacer. Los primeros 16 años de esa labor me enfrentaron a servicios profesionales cuya misión era destruir a la Revolución Cubana. Fue un trabajo lento, lleno de paciencia, pero recibimos frutos importantes en la medida que contribuimos a evitar planes sumamente peligrosos que ponían en juego la vida de nuestros líderes y la existencia de la Revolución.

Fue indudablemente una valiosa escuela para mí pues contribuyó al desarrollo de muchas capacidades y habilidades que luego emplearía en mi labor contra los grupos terroristas radicados en la Florida.

A partir de los ochenta comienzo a visitar Miami e interaccionar con las principales organizaciones contrarrevolucionarias radicadas allí, entre las que se destacaron Comandos L, la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), así como Cuba Independiente y Democrática (CID).

En todos los casos, luego de una delicada labor de penetración, capté la confianza de sus principales líderes, quienes vieron en mí a un confiable ejecutor de sus macabros planes contra Cuba.

En sentido general, mi labor consistió en realizar estudios para ejecutar sabotajes con explosivos y medios incendiarios en oficinas gubernamentales, termoeléctricas, centrales azucareros, refinerías de petróleo, hospitales y otros importantes objetivos. En varias oportunidades se me encargó realizar personalmente dichos sabotajes en hoteles de la Habana y Varadero, así como en el famoso cabaret Tropicana. Fui entrenado para esos propósitos por terroristas de la FNCA y por Luis Posada Carriles y Gaspar Jiménez Escobedo.

Como tarea principal se me orientó estudiar los desplazamientos del Comandante en Jefe, Fidel Castro, y analizar la posibilidad de ejecutar dos atentados contra su persona.

Si bien es cierto que una persona que va a cumplir tareas de seguridad contra terroristas connotados debe prepararse en todo nivel, es posible que en ocasiones el miedo a ser descubierto se manifieste, al igual que el odio hacia un enemigo que se sabe causa muerte y destrucción. Cómo enfrentar esto.

Confieso que el miedo es un estado recurrente en esta labor, así como la permanente preocupación por la propia vida. Somos hombres de carne y hueso, capaces de experimentar temor y otras flaquezas propias del hombre normal y corriente. Sin embargo, el hecho más sobresaliente en todo esto es que las convicciones y, contradictoriamente, el amor profundo a la vida, nos compelen a sobreponernos al miedo y dar de nosotros lo mejor de sí en circunstancias de extremo peligro. La muerte y el peligro, pues, pueden vencerse con disciplina, serenidad y confianza en uno mismo y en sus jefes.

La parte más importante de nuestra personalidad: las convicciones y motivaciones, debe ser ocultada en lo más profundo de nuestros corazones. Debemos desdoblarnos en otra personalidad y convivir con aquellos que odiamos y combatimos.

Si un agente deja aflorar sus odios pone en peligro la misión que realiza y puede cometer un imperdonable error cuyas consecuencias pueden afectarlo no solo a él sino a su propio pueblo.

Cruzó por tu mente ajusticiar a los criminales que como Posada Carriles, tuviste que enfrentar.

Cuando uno está frente a Posada Carriles y a otros asesinos, no puede sustraerse de pensar en sus víctimas, hijos queridos de mi pueblo. No puede sustraerse de la huella dolorosa que han dejado tras de sí. Sin embargo, con aplomo y serenidad, uno evita exteriorizar esos pensamientos.

Confieso que pasó por mi mente en muchas ocasiones aplicar contra ellos la justicia revolucionaria, pero luego pensaba que sería un error imperdonable de trabajo. Algún día, se piensa entonces, con la lógica necesaria, la justicia les cobrará cuentas. Nos satisface que, con lo que hacemos, estamos ayudando a destruirlos. Eso reconforta cualquier desazón momentánea.

Cuáles son los móviles fundamentales para el proceder de los terroristas de la gusanera de Miami. Cómo los describirías.

En casi todos ellos persiste un odio visceral a la Revolución y a Fidel. Son, por tanto, enemigos ideológicos de la Revolución y capaces de recurrir al asesinato y al terrorismo para lograr sus objetivos políticos. Sin embargo, en ellos se conjuga ese odio irracional con otras deformaciones no menos peligrosas: una ambición desmedida, ansias de protagonismo y un acendrado oportunismo político. Esa mezcla, por tanto, los hace dañinos y peligrosos.

Contribuye a acrecentar su odio contra Cuba la permanente frustración por haber sido incapaces de destruir al proceso revolucionario.

Odio e impotencia, irracionalidad y crueldad, ambición y oportunismo, criminalidad y salvajismo, son los atributos de estos terroristas.

Los llamados disidentes mantienen relaciones con las organizaciones terroristas que efectúan sus acciones criminales contra Cuba.

Está ampliamente demostrado que las organizaciones terroristas radicadas en Miami como la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), el Consejo para la Libertad de Cuba (CLC) y otras, son quienes financian, junto al gobierno norteamericano, a los escasos mercenarios que constituyen una irrisoria quinta columna contrarrevolucionaria dentro de Cuba.

Estas personas, movidas en su gran mayoría por la ambición material y el oportunismo político, montan patrañas sobre persecuciones, distorsionan la realidad y son la base del tinglado de falsas acusaciones sobre la democracia y los derechos humanos en la Isla.

Muchos de los terroristas de probada criminalidad como Pepe Hernández, Luis Zúñiga, José Basulto y otros, envían dinero y medios a los "disidentes" anticubanos para que inventen falacias sobre la realidad cubana. Ellos son parte del juego sucio contra Cuba y desempeñan traidoramente ese detestable papel.

Estas organizaciones criminales actúan por cuenta propia o es el gobierno norteamericano el que les brinda su total respaldo. Qué papel desempeña el FBI en esto.

Estas organizaciones han sido usadas durante las últimas cuatro décadas como instrumentos para ejecutar la guerra sucia norteamericana contra Cuba. Sus miembros fueron entrenados por la CIA y otras agencias norteamericanas y, por tanto, existen fuertes compromisos entre la Casa Blanca y la mafia contrarrevolucionaria de Miami.

Las criaturas terroristas del Frankestein yanqui han cometido, incluso, graves hechos criminales dentro de territorio norteamericano como son 35 asesinatos y más de 300 atentados con explosivos y medios incendiarios. ¿Qué se hizo para detenerlos? Nada.

La impunidad de que gozan, fruto del antiterrorismo pervertido de los Estados Unidos, así como la consciente ceguera del FBI, hace a estos grupos más perjudiciales y peligrosos que las redes de Al Qaeda.

Tercera Parte: Tu postura política frente a determinados acontecimientos y hechos.

Cuál es tu análisis de las acciones emprendidas por los EE.UU. a partir del 11 de septiembre de 2001 para supuestamente luchar contra el terrorismo.

Con la justificación de responder al hasta ahora dudoso y controvertido ataque terrorista del 11 de septiembre a los Estados Unidos, por parte de supuestas células de Al Qaeda, la Casa Blanca ha desarrollado una guerra sucia contra los pueblos del mundo, como en los casos de Afganistán e Irak, con la que esconde el propósito de dar rienda suelta a sus apetencias imperiales y geopolíticas. Detrás de un cacareado y cuestionado antiterrorismo, EE.UU. no ha hecho otra cosa que despertar un hegemonismo a ultranza para favorecer a los monopolios del complejo militar industrial y a la ultraderecha norteamericana.

Mucho queda por descubrir detrás de esta madeja acelerada de acontecimientos políticos, de intervenciones descaradas y de irrespeto a la opinión pública internacional, en que la unipolaridad deambula a sus anchas por el mundo.

Búsquese riquezas naturales, sobre todo petróleo, y allí estará Estados Unidos interviniendo descaradamente, sembrando muerte tras su paso.

A partir del 11 de septiembre, la Casa Blanca hizo del terrorismo de estado a nivel internacional su política usual y permanente.

Posada Carriles está preso en EE.UU. únicamente acusado de ingresar ilegalmente al país. Qué puedes decirnos respecto a este caso.

Los históricos compromisos de las administraciones norteamericanas con la mafia cubano americana de Miami, condicionan el papel de la justicia de ese país con respecto al caso de Luis Posada Carriles.

Negándose a entregarlo a naciones como Cuba y Venezuela, en las que este terrorista tiene cuentas pendientes por los crímenes que ha cometido, EE.UU. busca solucionar este caso sin comprometerse aparentemente.

Con plena convicción de su peligrosidad como terrorista, así como de su entrada ilegal a territorio norteamericano, en franca violación de sus leyes migratorias, la administración yanqui se ve comprometida una vez más en un acontecimiento que cuestiona la esencia de su supuesto antiterrorismo.

Si los Estados Unidos, a fin de cuentas, conceden asilo político a un criminal de tamaña catadura, sobre ellos caerá el repudio internacional.

Los cinco internacionalistas cubanos: Gerardo, Ramón, Fernando, René y Antonio continúan secuestrados en cárceles estadounidenses por haber cumplido tareas similares a las que tú llevaste a cabo cuando infiltraste a la organización criminal armada de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA). Cuál es tu apreciación de la situación actual de ellos y cuáles crees que deben ser las tareas que debemos emprender para lograr su liberación.

El juicio contra los Cinco es, sin tapujos, una de las mayores injusticias que se han cometido dentro de jurisprudencia norteamericana y este hecho, en sí, pone para siempre en tela de juicio a la justicia de ese país pues, luego de un juicio amañado y plagado de irregularidades, se les condenó a penas exageradas queriendo con ello no solo castigarlos de manera personal, sino volcar sobre sus personas el odio acumulado contra Cuba y la impotencia por no haber podido destruir a la Revolución que ellos dignamente representan.

La mafia terrorista de Miami vio en peligro, con la labor de estos hombres valientes y desinteresados, la impunidad de la que gozan para fraguar atentados y crímenes. Por ello, todo intento por excarcelarlos o someterlos a un juicio justo, recibirá de los terroristas obstáculos y traspiés, deformando su verdadero papel en la lucha contra el terrorismo.

Creo que la batalla es larga, pero albergo la esperanza de que la verdad triunfará más temprano que tarde y podrán volver a la Patria que los espera con optimismo y anhelo. Sin embargo, esta batalla es una batalla de ideas en defensa de la verdad y solo es posible ganarla mediante la denuncia y el esclarecimiento de su situación.

Cada día que se desnuda el papel de terroristas como Luis Posada Carriles, Santiago Álvarez, Osvaldo Mitad, Robert Ferro y otros, la batalla por la verdad favorece a nuestros compañeros.

En mi caso personal, no descansaré en la lucha por denunciar tal atropello y lo haré con el mismo entusiasmo y convicción con que un día ocupé el lugar junto a ellos en la honrosa trinchera de los héroes anónimos de la Patria.

Israel lleva adelante una política militarista en Medio Oriente con el mismo justificativo que lo hace Estados Unidos para agredir a Afganistán, Irak y otros países: la lucha contra el terrorismo. Cuál es tu análisis de la agresión sionista contra el pueblo palestino y libanés.

Con el apoyo incondicional de Estados Unidos, Israel desempeña el cuestionable y bochornoso papel de peón de la geopolítica norteamericana en el Medio Oriente.

Duele sobre manera que un pueblo que conoce el genocidio y sufrió incontables atrocidades en la Segunda Guerra Mundial, como el pueblo judío, acepte que sus gobernantes asesinen y mutilen indiscriminadamente a niños, mujeres, ancianos y hombres palestinos.

El reciente ataque al Líbano y la agresión permanente contra Palestina son capítulos que solo ganaremos en la medida en que denunciemos la esencia de esa agresión, sus verdaderas razones, y seamos capaces de apoyar incondicionalmente a esos heroicos pueblos.

Creo, gústele a quien le guste, que la prepotencia e impunidad de Israel tiene también otro culpable: la incapacidad de los gobiernos árabes de unirse y enfrentar la agresión, su abulia ante tanto crimen cometido contra un pueblo hermano y, sobre todo, su incapacidad de vencer viejas e inconsistentes divisiones.

El escritor Alfonso Sastre señala que es incorrecto calificar como terroristas las acciones que llevan adelante grupos de resistencia contra una fuerza invasora. Sastre nos invita a desarrollar el oficio de Eurípides, es decir la capacidad de descubrir las causas efectivas que producen determinados acontecimientos. Podemos en este sentido calificar como terroristas a palestinos y libaneses y a los sionistas y marines norteamericanos como víctimas.

Uno de los términos que más ha sido sometido a matices e interpretaciones ideológicas lo es el término del terrorismo. Es fácil endilgarle a la lucha de los pueblos por su liberación y a la resistencia popular contra la agresión foránea el epíteto de terrorista. Mucho más fácil aún, apoyándose en el control mediático, deformar lo justo de esas luchas y satanizarlas descaradamente.

Con independencia de que algunas organizaciones árabes desarrollaron en algún momento acciones de dudoso carácter, es cierto que las mismas fueron respuestas al terror indiscriminado impuesto por los ocupantes.

La gran mayoría de los palestinos y libaneses odian al terrorismo, no lo apoyan. La causa principal de ello es que han sido víctimas inocentes del terrorismo norteamericano e israelí. Por ello, es totalmente incierto que esa lucha contra la ocupación sionista y norteamericana tenga carácter terrorista, pues es una genuina y lógica respuesta al ocupante y al agresor.

Cuarta Parte: Cuba

Cuál consideras tú que es el porvenir de la Revolución Cubana.

Siempre he sido un hombre optimista y he tenido fe absoluta en el futuro de la Revolución Cubana. El hecho mismo de que las nuevas generaciones estén seriamente comprometidas con Fidel y con el Partido, con su Revolución, garantiza la continuidad de este hermoso proceso.

Cuba seguirá adelante aún después de que puedan faltarnos físicamente Fidel y otros compañeros; seguirá adelante el socialismo, pues estas verdades están enraizadas en el pueblo, quien las ha hecho suyas.

Sin embargo, si alguna vez la irracionalidad de los gobernantes norteamericanos apuesta por una agresión contra nuestra Patria, la historia de la humanidad conocerá la más ejemplar y heroica resistencia que pueblo alguno haya ofrecido al agresor. Cuba sabrá defenderse entonces y cada uno de nosotros estará allí, indudablemente: en la primera línea de combate.

Las mafias de la gusanera de Miami salieron a celebrar por adelantado la muerte de Fidel. Para disgusto de ellos, el Comandante se va restableciendo y nuevamente estará de pie en el campo de batalla. Sin embargo algún día Fidel desaparecerá físicamente. Qué pasará en Cuba tras su muerte.

La respuesta a esta pregunta es válida con la anterior. La continuidad de la Revolución está dada por el hecho de que las nuevas generaciones se han incorporado plenamente al proceso, lo que representa un fenómeno sociológico que no ha ocurrido de la misma manera en las filas de la contrarrevolución. Como se puede apreciar, hoy en día, las personas jóvenes que radican en Miami piensan, primero que todo, en insertarse en la vida norteamericana y resolver sus problemas económicos. Solo una parte de esos cubanos, los comprometidos ideológicamente a la contrarrevolución, que han pasado décadas añorando la destrucción de nuestro proceso, son los que imaginan una Cuba sin Fidel, en la que se enseñoreen nuevamente junto a la miseria, el latifundio, la explotación, la exclusión social y otros males dejados atrás en Cuba.

Consideras tú que el socialismo es una alternativa válida para los pueblos del mundo.

El capitalismo se ha convertido cada vez más en un sistema sin futuro. Solo los altos niveles de desarrollo de las fuerzas productivas experimentados en los últimos tiempos y los adelantos científico técnicos le han permitido perpetuarse un tiempo más. Sin embargo, por ser un régimen cada vez más explotador y marginal de las grandes masas populares, por basarse en la injusticia social, en la depredación irracional de los recursos, en un consumismo obcecado y cada vez más limitado a unos pocos, así como en una distribución cada vez más injusta de la riqueza, encierra profundas e insalvables contradicciones que darán, irremediablemente, al traste con él.

Sólo el socialismo, capaz de garantizar un desarrollo armónico de las fuerzas productivas y de garantizar niveles más justos de distribución de la riqueza, puede ser la esperanza de la humanidad.

Cada país debe construir el socialismo dentro del marco de sus condiciones concretas y esa es la clave de su factibilidad.

Con una palabra o frase corta define tu lo siguiente:

Che: estrella que ilumina con más fuerza.

Barba Roja: luchador consecuente.

Fidel: guía.

Bush: terrorista.

Amor: lo que nos mueve.

Amistad: solidaridad sin tacha.

Vida: oportunidad de ser útil.

Muerte: pequeño tropiezo.

Patria: madre enorme que nos cabe en el corazón.

Internacionalismo: amor a los demás, sin frontera ni condiciones.

Qué es lo más hermoso que la Revolución Cubana ha dado y te ha dado.

A los cubanos les ha dado la salvación luego de siglos de miseria y explotación.

A los pueblos del mundo les ha dado la confirmación de que un mundo mejor es posible.

A mí, personalmente, me ha dado la oportunidad de ser útil y un compromiso de ser mejor cada día.

En resumen, Revolución Cubana es una gran deuda con los demás que se agranda en el corazón y nos impele a pagarla con la entrega cotidiana.

Septiembre de 2006

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es