¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Julio_2010
CON LA RAZĂ“N Y LA ESPERANZA

La paloma sufre por la maldad y la mentira. Ella revolotea por encima de un monstruo como si quisiera picar sus entrañas. Picar a ese monstruo que no tiene escrúpulos ni sentimientos. El Monstruo que quiere verse ante los ojos del mundo como un defensor de los derechos de la humanidad y no es más que un oportunista ciego de avaricia y ambición.

Cuántas palomas tienen que volar para que este mundo sea un mundo justo, un mundo con igualdad. Cuántas palomas tienen que volar para que este mundo sea un mundo de amor; donde la sonrisa de un niño sea lo más importante. Un mundo en que prime la justicia y la razón, la esperanza y la felicidad. Para que surjan luces de ideas y razones de esperanza de que un mundo mejor es posible.

Nuestros hermanos, defendiendo una idea justa y por liberar a su patria de la maldad, están siendo vilmente encarcelados, están presos por el único delito de luchar para evitar el llanto de quienes no tienen por qué llorar y el sufrimiento de los que no tienen por qué sufrir.

Cuánta injusticia de quienes se nombran promotores de los derechos humanos y son simplemente monstruos sin entrañas que no les importa para nada matar de hambre a un pueblo soberano y libre que no quiere ser esclavo.

Solo el robo despiadado y la ambición son sus intenciones, sin importar las consecuencias ni las vidas que se pueden perder. Ponen al mundo en la oscuridad y crean guerras enfermizas que matan a muchos y favorecen a pocos.

Pero lo que para muchos es una injusticia, para ellos es simplemente una forma fácil de hace dinero. El mundo esta plagado de injusticias donde es un peligro la palabra justicia. No importa cuántos niños mueran, cuántas vidas se pierdan, mientras exista una recompensa. No importa masacrar y explotar a los más pobres tratando de apagar la llama de libertad; esa llama que surge en una sociedad de consumo que está destruyendo a toda la humanidad con sus acciones descabelladas, donde unos tienen mucho pero otros no tienen nada.

El monstruo no escatima cuando se refiere a riqueza. Al lugar en que se encuentre envía a sus hijos para que ésta siga creciendo, sin importarle para nada cuántos puedan quedar en el intento. Desprecian la vida, que es un regalo de la naturaleza y ellos la quieren destruir por sus funestas acciones

Para el monstruo la vida es su vida. Lo demás carece de importancia. A los ojos del mundo se hacen pasar por corderos envueltos en pieles de mentiras en las que ya nadie cree, y hace mucho tiempo que el mundo ve que todo no es más que una oportunidad para el imperio.

El ejemplo de nuestros CINCO hermanos es diferente, es limpio, puro, honorable, es de dar y no pedir nada a cambio Solo sienten el orgullo de dar un granito de arena para ayudar a los que no tienen nada.

Dice el monstruo que nuestros hermanos son terroristas, pero en realidad son ejemplo de dignidad, pureza y patriotismo. Son hijos de un pueblo que solo quiere defenderse de tan humillante flagelo.

Que moral tienen los infames de llamar terroristas a nuestros hermanos cuando todo el mundo sabe que los verdaderos terroristas son ellos que protegen y defienden a los verdaderos asesinos, que han hecho llorar a tantas madres, sin embargo, pera el monstruo esos no son terroristas. ¡Qué ironía!

Pero nuestros pueblos han despertado. Los han hecho despertar dentro de tanta hambre y miseria y tanta muerte. Lo que sí podemos agradecerle a nuestros enemigos es que le han abierto los ojos al mundo que cada vez ve mucho mejor cuáles son su funestas intenciones.

Nuestros hermanos ante los ojos del mundo son héroes, no importa la raza ni el color, todo el que defiende una idea justa es mirado con orgullo y con pasión.

Miles de voces gritan hoy por que se haga justicia, y va a llegar el día que nuestros hermanos sean liberados y regresen a la patria trayendo consigo el orgullo del deber cumplido para con su patria y el mundo, para que un día también los niños norteamericanos jueguen felices y no tengan temor de que a sus papás los lleven a una guerra, sin saber tan siquiera si van a regresar; para que la vida sea vida, para que el porvenir de todos sea el bienestar de todos, no de unos pocos, para que el amor sea más hermoso y crezcan bellas rosas como luces de un mundo nuevo, porque como dijo nuestro Apóstol, José Martí, trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras y no hay fuerza en el mundo que pueda encerrar una idea justa.

Nuestros enemigos lo saben y tiemblan, y por eso encierran a nuestros hermanos con condenas descabelladas, para que no salga a la luz su ejemplo.

Pero no tienen salida ante las trincheras de ideas que se están gestando en el mundo.

Nuestra esperanza está en el cambio. No hay otra alternativa y lo vamos a lograr.

Raúl López Ruiz

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es