¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Julio_2010
Presos liberados tienen poco de polĂ­ticos

Por Lorenzo Gonzalo*

Miami, 22 de Julio del 2010

Fotos © Virgilio PONCE


Los presos cubanos recién liberados que llegaron a España, han declarado que desaprueban las gestiones emprendidas por el gobierno de ese país, para que los miembros de la Unión Europea, deroguen su política hacia Cuba. Dicha política fue bautizada como “posición común” y su instrumentación data de la época en que el ministro español Aznar, se sumó a Washington, aceptando palmo a palmo la agresividad de Estados Unidos contra la Isla.

Esta política consiste en interferir en los asuntos internos de ese país y mediante presiones de diversos tipos, obligar al gobierno cubano a adoptar un sistema político y económico a imagen y semejanza del existente en Estados Unidos.

Es difícil entender a gente que se autotitulan “presos políticos” abogando porque sean otros quienes les resuelvan sus problemas.

Las luchas políticas siempre han supuesto un interés por los asuntos nacionales del país donde tienen lugar. Generalmente vienen incluso acompañadas por cierto chovinismo y son celosas de la injerencia o participación que terceros puedan tener en las mismas.

Las causas que defienden, si bien buscan la identificación de los vecinos circundantes y de ser posible del mundo en general, siempre pretenden que los apoyos morales de los gobiernos, no vengan acompañadas de compromisos o condiciones dudosas.

Estados Unidos tiene una política hacia Cuba perfectamente definida. No ha dudado en poner en blanco y negro su disposición a ocupar la Isla. En el plan de “democratización” diseñado por Washington establece entre otras cosas la designación de un “Coordinador para la Transición en Cuba”. Entre las medidas dispuestas en la “Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre”, organismo adscrito al Departamento de Estado de Estados Unidos, están la asignación de fondos estadounidenses por 59 millones de dólares y una hoja de ruta de las medidas que un gobierno “no precedido por ninguno de los Castro” debe cumplir.

No existen maneras de crear un clima verdaderamente dinámico y eficiente de debate en Cuba, mientras Estados Unidos sostenga actitudes colonialistas y paternalistas de este tipo.

La actitud de los cubanos recién liberados y acogidos benevolentemente por España, en medio de una crisis económica que obliga a sus ciudadanos a emigrar por primera vez en más de treinta años, es una clara manifestación, que esos grupos llamados disidentes no entienden la problemática cubana o son oportunistas estimulados por el presupuesto aprobado por Washington. Tendrían que ser una cosa o la otra y en algunos casos, ambas cosas.

No es concebible que estas personas descalifiquen las gestiones que España realiza, precisamente para descongelar una política de injerencia, contraria a todos los principios de los procedimientos internacionales.

España no hace esto en ara de defender al gobierno cubano, con toda seguridad sus intenciones son todo lo contrario, pero evidentemente, dentro el contexto del respeto mutuo a la soberanía de otras naciones, dicha política es lo justo y aceptable.

Estas personas, llamadas de forma manipulada “presos de conciencia”, porque supuestamente hacían propaganda y divulgaban ideas contrarias a los postulados y el discurso oficial cubano, demuestran con esa actitud, que las labores por las cuales abogan no son consistentes con un debate de ideas, sino que prefieren recurrir a la fuerza y las presiones de los más poderosos para llevar adelante sus propósitos.
Descalificar la política española de distensión hacia Cuba, no cabe en un pensamiento que haya comprendido a cabalidad el daño que ha causado el proceder de Estados Unidos hacia la el Estado cubano, durante más de cincuenta años.

Los reclamos materiales hechos por estas personas a un país que con gran benevolencia los ha acogido, en medio de las penurias causadas por la crisis económica y su oposición a la racionalidad del planteamiento español respecto a Cuba, demuestran que de políticos tienen muy poco. Quien lo dude, que se tome un tiempo para hacer un recuento de la historia política cubana, de sus luchas independentistas e incluso de la historia de sus propios países.

*Lorenzo Gonzalo, periodista cubano residente en los EEUU y subdirector de Radio Miami (www.radio-miami.com)

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es