¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Febrero_2011
Carta de un cubano comĂșn a Obama

Compañeras y compañeros

Tomando en consideración la campaña "El 5 por los 5" les enviamos esta carta que nos envía nuestro amigo italiano radicado en El Salvador, Veniero Gaggio, con la explicación siguiente:

"El autor es un cubano antropologo, de la provincia de Sancti Spiritus, que en septiembre estuvo en El Salvador a una reunion de espeologos y que por casualidad tuve la suerte de conocer, hospedandolo en mi casa un par de dias.
En mi ultimo viaje a Cuba a finales de noviembre (siento no haber logrado visitarte), regresando a La Habana del VI Coloquio en Holguin por los Cinco, lo visite' un dia en su pueblo de Yaguajay, me llevo' a conocer el museo de Camilo y luego almorzamos en su casa, con su esposa (medica), sus dos hijas y nietecito.
El compañero Jose' Chirino tiene unos 60 años y sigue ocupandose de las cuevas de aborigenes que se encuentran en los cayos frente a la costa atlantica de Yaguajay.
Te anexo su carta a Obama, para que tu decidas si darle difusion con la Red de Universidades en Solidaridad con los Cinco."

Aqui les va la carta:

2da. CARTA ABIERTA DE UN CUBANO COMUN

AL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS DE AMERICA.

Señor Presidente:

Hoy vi, mientras se desarrollaba en mi país la Mesa Redonda (programa informativo de nuestra televisión que sale a la luz cada tarde), una carta de Antonio Guerrero, quien, a nombre de nuestros cinco prisioneros en su país, escribía al pueblo cubano, hablando de sus convicciones martianas. Hoy, Presidente, es el día de cumpleaños 158 de nuestro José Martí.

Mientras se leía aquel hermoso documento de Antonio, pensaba yo, en Ud. Me decía que, como podría ser posible que un hombre premiado con el Nobel de la Paz, podría permitir que cinco cubanos estuvieran allí en su país presos injustamente por defender y proteger a su Patria de los terroristas que viven y actúan también allí, libremente.

Me dio pena de Ud., Señor Presidente y lo imaginaba un ciudadano común, cumpliendo una tarea patriótica fuera de su tierra y en defensa de su gran Nación (se que Uds., son muy nacionalistas y estiman y veneran mucho a sus héroes, aunque participen en guerras y campañas no justas para los demás) ; que sin ofender en modo alguno al país en que se encontrara, este, lo hiciera prisionero y le sancionara a una pena incumplible para una vida humana, como el caso de Gerardo Hernández (otro de los cinco); pero, que se le negaran todos los derechos de un hombre, desde amar a su esposa, hasta encontrarse con sus hijos (y le he visto varias veces a Ud., con sus queridos hijos y su amada esposa, algo que le admiro de verdad).

Ud., sabe Presidente, que esos hombres que están allí prisioneros nada hicieron contra su país, lejos de eso creo que lucharon por el nuestro y el suyo, si tenemos en cuenta que, esa crápula que hoy Uds., cobijan por conveniencia política, cercenan la moral que legó Lincoln y manchan aquel gesto de los cubanos cuando estando los ejércitos de George Washington cercados, recogieron y colectaron el dinero suficiente en la Habana para ayudar a librar aquella batalla definitiva: hasta las mujeres vendieron sus mejores joyas para ayudar a sus libertadores cercados que triunfaron gracias a esa solidaridad y su valentía. Hay un legado histórico que no es exactamente el creado a partir de esas relaciones injustas de los políticos actuales de norteamericanos con criminales, terroristas, ladrones y politólogos corruptos salidos de la Cuba de ayer, con manos ensangrentadas y que hoy siguen tratando de agredirnos. Que no se siga repitiendo Presidente cada día una Fernandina, ni se vea a esta isla como una “Fruta Madura”, sino, como a la hermana continental con quien se podría seguir contando en cada batalla, pero, respetándole su derecho a escoger su propio destino y decidir su rumbo.

Presidente piense en sus propios héroes cuando de nuestros cinco se le hable, y si lo hace con esa voluntad, estoy seguro, que no le temblará la mano para firmar el más honroso de los indultos y situará la vergüenza de la gran Nación a la altura de sus más sagrados próceres. Sienta en su pecho de hombre el dolor de esos otros cinco hombres, a los que no se les permite la libertad ni el encuentro con sus familiares, por haber luchado secretamente por nuestros dos pueblos (alguna vez el tiempo demostrará que fue su lucha la de los dos pueblos, el cubano y el norteamericano). Como en la carta anterior le recomiendo: Audite, investigue con transparencia y la Ley a cada uno de los “buenos cubanos que rigen la política de Miami” y al final, si Ud., es honrado decida quien debe estar tras las rejas en los Estados Unidos.

Presidente, piense un poquito en sus hijos y su esposa y seguro verá con otros ojos a nuestros dignos CINCO HÉROES…Y como uno de los premiados haga que la PAZ, penetre en los hogares de esos hombres con su presencia, libres, en el seno hermoso de sus familias.

Que no tiemble su mano Presidente, indúltelos y la historia reconocerá ese gesto eternamente.

José E. Chirino Camacho. Cuba, 28 de enero de 2011

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es