¡LIBRES!

¡LIBRES!

¿Sabía usted que hay cinco cubanos presos en las cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo? 
¡LO HEMOS CONSEGUIDO. LOS CINCO ESTAN LIBRES Y DE VUELTA EN CUBA. FELICIDADES, COMPAÑER@S!
 

NOTICIAS

Agosto_2006
Rueda de Prensa en Asturias

RUEDA DE PRENSA

24 de julio de 2006

Declaración solicitando la puesta en libertad de los cinco ciudadanos cubanos encarcelados en EEUU por luchar contra el terrorismo

Desde hace más de cuarenta años la República de Cuba sufre un ilegal bloqueo y un devastador embargo comercial, reforzado en los años noventa por las leyes Helms-Burton y Torricelli, impuesto por los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos de América en un intento de negar al pueblo cubano la posibilidad de elegir su propio sistema económico, social y político, obstaculizando su normal desarrollo y agravando la situación económica, con consecuencias trágicas para sus habitantes.

Varias organizaciones hostiles al régimen cubano tienen sede en Miami, donde poseen campos de entrenamiento y desde donde, sin cesar, envían comandos armados a la isla para cometer atentados, con la complicidad pasiva de las autoridades estadounidenses. Los Estados Unidos han dado apoyo a personas y grupos, instalados en Miami, que han realizado múltiples actos terroristas y de sabotaje contra bienes y ciudadanos y ciudadanas cubanas cobrándose cerca de 3500 muertos y más de 2700 heridos. Datos, todos ellos, confirmados y reconocidos en los documentos de la CIA desclasificados por el Gobierno de los EEUU y en declaraciones públicas de personas pertenecientes o vinculadas a dichos grupos terroristas.

El 12 de septiembre de 1998, el FBI detuvo a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González, acusados de ser agentes no registrados del gobierno cubano. Ninguno de ellos tenía antecedentes penales, nunca habían sido acusados de violar la ley o transgredir norma o regulación alguna, no poseían armas ni habían estado involucrados jamás en actos de violencia o disturbios de ningún tipo. Su única misión era penetrar en los grupos de la mafia anticubana que operan impunemente en Miami para desvelar sus planes terroristas.

Tras 33 meses de prisión preventiva, 17 de ellos en celdas de confinamiento solitario en cinco prisiones diferentes, fueron juzgados en Miami en el año 2001 en un gran clima de hostilidad y condenados a severas y desproporcionadas penas que van desde los 15 años de prisión hasta la cadena perpetua, acusados de conspiración y espionaje, sin que la Fiscalía presentara pruebas que justificaran tales cargos.

Ningún cargo contra Los Cinco fue probado, excepto el hecho de no registrarse como agente extranjero. Ante la falta de pruebas se les acusó de “conspiración para cometer espionaje”. Sus desproporcionadas condenas respondían a una maniobra en la que participaban reconocidos terroristas como Orlando Bosch y Posada Carriles, acusados y condenados por innumerables crímenes, entre ellos planear y ordenar la voladura de un avión de la empresa Cubana de Aviación con 73 pasajeros a bordo.

A las desproporcionadas sentencias de Los Cinco , se les impone un doble castigo: con la intención de agravar el sufrimiento de los encarcelados, el Gobierno de EEUU continúa negando el visado de entrada a familiares directos, impidiendo que accedan al régimen regular de visitas, violando el Derecho Internacional Público y las normas esenciales norteamericanas.

El Gobierno estadounidense ha ignorado la decisión del Grupo de Trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU sobre Detenciones Arbitrarias, que el 27 de mayo de 2005 concluyó que la detención fue arbitraria desde el mismo momento del arresto, ya que no se cumplieron las formalidades legales ni los procedimientos legalmente establecidos en Estados Unidos para declarar la culpabilidad de Los Cinco .

Ante el trato inhumano que sufren, las irregularidades del proceso y el cúmulo de violaciones del ordenamiento jurídico estadounidense e internacional, el 9 de agosto de 2005, la Corte de Apelaciones de Atlanta (EEUU), de manera unánime, determinó la revocación de todas las condenas y ordenó la realización de un nuevo juicio. A pesar de todo esto, a día de hoy, continúan encarcelados y se les negó la posibilidad de acogerse a la libertad condicional bajo fianza.

Gerardo, René, Fernando, Ramón y Antonio no fueron juzgados por haber violado las leyes estadounidenses, sino porque con su trabajo, al infiltrarse en las redes criminales que existen abiertamente en Florida, revelan la hipocresía de la “lucha contra el terrorismo” y la doble moral del Gobierno del Presidente Bush, que bombardea pueblos en nombre de la “lucha antiterrorista” y acoge con beneplácito en su propia casa a terroristas convictos y confesos.

Amnistía Internacional ha dirigido una carta al Departamento de Estado de los EEUU compartiendo las dudas legales que ha originado el proceso: “(…) En cualquier caso, dicho rechazo de visitas familiares a los prisioneros condenados implica un aumento significativo de las penas de los mismos. En el presente caso esto es aún de mayor preocupación, dadas las serias dudas que han surgido acerca de la justicia e imparcialidad con que se dictaron las sentencias (…)”.

La privación de libertad de Antonio Guerrero Rodríguez, Fernando González Llort, Gerardo Hernández Nordelo, Ramón Labañino Salazar y René González Sehwerert es arbitraria y está en contravención del artículo 14 de la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas y, en consecuencia, exigimos su inmediata liberación.

En Asturies, a 24 de julio de 2006.

Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu.

Comité Asturiano Contra el Bloqueo y de Solidaridad con Cuba.

Volver

 
http://www.libertadparaloscinco.org.es